MINDFULNESS: FOCO Y CONTROL INTERIOR

 In Destacados, Noticias Future Track

Artículo escrito por Marina Martin, Consultant de Future Track. 

Nuestro sistema de vida va cambiando a velocidad vertiginosa. Los valores tradicionales se solapan a menudo con el precipitado discurrir de la vida, que impiden que podamos parar a reflexionar sobre lo que de verdad importa: nuestro bienestar, tanto físico como emocional.

Todo ello hace que nos dejemos llevar por el empuje de lo cotidiano, que nos absorbe hasta funcionar en modo piloto automático, restando  importancia a nuestro estado general, sin tener en cuenta las consecuencias que a medio y largo plazo puede tener, tanto a nivel personal como profesional. No somos capaces de focalizar el aquí y ahora. Invertimos/ocupamos casi un 47% de nuestro tiempo de vigilia, pensando en algo distinto de lo que estamos haciendo; nuestra mente se llena de pensamientos inútiles del pasado o del futuro; ella es, por defecto, una fábrica de pensamientos negativos y hace que la mayor parte de nuestras actividades nos encontremos en el no-presente, mermando nuestra capacidad intelectual y salud. Diferentes investigaciones afirman que la mente errante de las personas es en general la causa, no la consecuencia de su infelicidad. Una mente rumiante y divagante es una mente infeliz.

¿Qué podemos hacer para remediarlo? ¿Cómo podemos suscitar una mejora en nuestra ejecución?

Existe una práctica positiva, potente, sencilla y científicamente probada, que consiste en entrenar nuestra atención a través de la respiración. Nos permite que nuestra mente sea más saludable, más consciente y menos distraída. Esta práctica es conocida como Mindfulness, (término nacido en Boston que se traduce como “atención plena o consciencia plena”, método creado por Jon Kabat-Zinn) para disminuir el estrés mediante la meditación enfocado a lo que se percibe, sin preocuparse por los problemas, causas, consecuencias.  «conciencia que surge al prestar atención, con el propósito enfocado en el momento presente, y sin juzgar». La consciencia afrenta meramente que prestemos atención a las cosas y centrarse en el presente, identificándose menos con los pensamientos y veamos las cosas tal y como son, sin adaptarlo a cómo queremos que sean, aceptando que no podemos cambiar lo que nos sucede en la vida, pero sí la forma en que lo experimentamos.

Este ejercicio no se asemeja a un proceso de aprendizaje normal, la mente se encuentra abierta y receptiva. La actitud con la que emprendemos esta práctica de prestar atención y estar presente es decisiva. Su práctica requiere la incorporación diaria a nuestra vida, que consiste en focalizarnos en el simple ejercicio de respirar; durante este proceso, surgen pensamientos que nos distraen y que debemos postergar volviendo a nuestra respiración sin presión ni tensión. Su practica diaria supone la disminución de la reactividad, porque la mente se apacigua y se abre un espacio para la respuesta.

Se ha demostrado que aumenta el rendimiento en el trabajo, mejora la sociabilidad y disminuye los niveles de ansiedad. Vivir con Mindfulness nos ayuda a no perdernos en los pensamientos, evitar las distracciones, no abrumarse con emociones complejas, sino aprender a estar aquí y ahora, a ser consciente y competente y, por tanto, mejorar la confianza en uno mismo.

Mindfulness hace que entrenes tu mente para que seas el dueño de tu atención.

Si incorporas Mindfulness en tu vida propiciará un beneficio no solo a nivel personal sino laboral y permitirá conseguir una atención plena en las tareas que realicen en un momento determinado, siendo tu objetivo tu único foco.

La mente es nuestro recurso más valioso, a través de la cual, experimentamos cada momento de nuestra vida. Vivimos supeditados a ella para ser felices y sentirnos emocionalmente estables como personas. A la vez nos sirve para ser amables y considerados de los demás. La misma mente de la que dependemos para concentrarnos, ser creativos, espontáneos y para esforzarnos en todo lo que hacemos. Sin embargo, solo cuando nuestra vida física está en riesgo, seguimos ciertas directrices para protegernos. ¿Qué pasa con la vida emocional? ¿No estaría bien saber que pensamientos y comportamientos poco seguros suponen un riesgo para nuestra mente?

Mindfulness ya es utilizada en el ámbito empresarial, pero aún no está implantada suficientemente en los programas formativos de las empresas, más bien por su desconocimiento que por sus óptimos resultados en rendimiento y productividad.

Esta reflexión es una invitación al conocimiento de esta nueva técnica como medio para reencontrarte con tu identidad y conseguir una mente saludable.

Donde va tu enfoque, va tu energía.

Start typing and press Enter to search