La flexibilidad laboral y el hot-desking

 In Destacados, Noticias Future Track

Artículo escrito por Silvia Egido, Managing Partner de Future Track. 

La flexibilidad laboral engloba mucho más que un horario flexible, es más un concepto de trabajo por proyectos y objetivos, dejando de lado un horario rígido, compaginando el trabajo presencial y a distancia y permitiendo conciliar al trabajador con su vida familiar, estudios, hobbies u otras actividades. Y esto nos lleva a un empleado más contento y como resultado un trabajador más productivo y eficiente, en conclusión, mejores resultados.

El flexiworking se ha convertido en un elemento de atracción y retención de talento, siendo una de las variables mejor valoradas por los empleados junto a la proyección profesional y formación, consiguiendo un mayor compromiso por parte de los trabajadores y en consecuencia una menor rotación laboral.
Esto significa que no solo supone ventajas para los empleados de una compañía, sino que las empresas también pueden beneficiarse de la flexibilidad laboral, teniendo un menor índice que absentismo, mayor productividad y más compromiso por parte de sus trabajadores, sin olvidarnos de alinear los intereses de la empresa y empleados para encontrar el punto de equilibrio.

Algunas empresas se han resistido a implementar el flexiworking en sus organizaciones, tal vez por una visión más tradicional de su negocio, tener un mayor control sobre sus empleados o simplemente falta de medios tecnológicos que permitiera el trabajo a distancia, pero la llegada del Covid-19 ha provocado una adaptación forzosa a esta forma de trabajar y muchas organizaciones han podido empezar a ver sus ventajas, entre ellas, poder optimizar mejor sus recursos, ya que la flexibilidad horaria bien planificada permite también disponer de espacios de trabajo flexibles, y por lo tanto, menos metros cuadrados de oficina, ya que si cambia la forma de entender el trabajo también lo harán sus espacios.

Parece que la combinación de teletrabajo y trabajo presencial ha venido para quedarse y muchas empresas lo incorporarán a su cultura de empresa, y en este contexto el hot-desking será una tendencia cada vez más extendida, en que los trabajadores no tendrán puestos fijos asignados, sino que ocuparán espacios diferentes según sus necesidades, repercutiendo en un uso más eficiente de las oficinas y una reducción de costes.

Start typing and press Enter to search